Controlada en todo momento por un entrenador personal, que guiará a todo el que se acerque a hacer deporte, con el fin de que los usuarios se ejerciten correctamente y puedan ser dirigidos hacia sus objetivos.

Éstos objetivos serán de todo tipo, dependiendo del usuario: adelgazar, mantenerse bien, competir, fortalecer ciertas zonas o incluso, en ciertos casos, ayudar a recuperar lesiones. Todo ello se conseguirá con un seguimiento in-situ del preparador.

 
 
 
 
 

Para ello el responsable del gimnasio, hará unos planes de entrenamiento y unas tablas de ejercicios personalizadas a cada persona, teniendo en cuenta todo tipo de parámetros (Edad, Trabajo, Problemas Físicos, Tipo de Vida, Nivel de Estrés, Objetivo deportivo, etc.) de ésta manera cada usuario tendrá su tarea diaria esperándole un plan que se dejará en el gimnasio

El asesoramiento del entrenador será momentáneo y continuo.